Vida

1900 El 11 de junio nace en Buenos Aires, en la calle Humahuaca 464 (hoy Humahuaca 3764). Son sus padres Lorenza Beloqui, argentina, de ascendencia vasca y Alberto Marechal, uruguayo, de ascendencia francesa. Sus abuelos maternos son Juan Bautista  Beloqui, oriundo de Hernialde (Guipúzcoa) y Ángela Mendiluce, oriunda de Olazagutía (Navarra); y sus abuelos paternos: Leopoldo Marechal (francés) y Mariana Garans, francesa/argentina o uruguaya, según diferentes documentos encontrados. Hasta ahora no
hemos logrado coincidencia en los registros.

1901 Hijo de una familia cristiana, es bautizado el 23 de febrero en la Parroquia de Nuestra Señora de Balvanera. Son sus padrinos Bernardo Iturralde y Martina Beloqui de Mujica, hermana de su madre y casada con Francisco Mujica (ambos personajes del Adán
Buenosayres).

1902 El 27 de enero nace su hermana Hortensia Berta.

1905 El 1 de enero nace su hermano Alberto.

1907 Comienza su educación en una escuela particular de franceses. Su padre, Alberto Marechal, mecánico vocacional y autodidacto, fabrica los juguetes para sus hijos. En el hogar se habla nuestra lengua y el idioma francés.

1910 La familia se muda a Monte Egmont 280, hoy Tres Arroyos, en el barrio de Villa Crespo. Todos los veranos, Leopoldo viaja a Maipú, en la provincia de Buenos Aires, a la casa de sus tíos Martina y Francisco Mujica, quienes eran puesteros en el campo. Diversas anécdotas señalan su paso y el recuerdo de su niñez. Le contaba a sus amigos de Maipú que su maestro le decía que escribía muy bien y que iba a ser poeta. Los niños del lugar decían esto a sus padres y los papás les comentaban a sus hijos: ¡Habla así porque es de Buenos Aires!”. Niños y padres le pusieron el apodo “Buenos Aires”. Años después, descendientes maipuenses de aquellos niños, contaron esta divertida historia. Por otra parte era el único niño que viajaba todos los veranos a Maipú.

1912 El 2 de agosto fallece en Maipú su abuelo Juan Bautista Beloqui, llamado “Abuelo Sebastián” en Adán Buenosayres y al que le dedica su poema “Abuelo cántabro”.

1913 Finaliza la escuela primaria y solicita autorización para iniciar los estudios secundarios. Mientras tanto, busca un trabajo. Por propia decisión ingresa como obrero a una fábrica, de la que es rápidamente despedido por haber incitado al personal a pedir
mejoras salariales. El permiso para estudiar le es negado por las autoridades ministeriales y, junto a su hermana Hortensia, se dedica a cultivar lechugas francesas y cebollas, en el huerto familiar. Lee intensamente a Salgari, entre otros autores.

1915 Su padre adquiere la propiedad donde viven (Monte Egmont 280), que incluye el lote vecino hacia la esquina de Olaya.

1916 Inicia los estudios secundarios en la Escuela Nacional Normal Superior Nº 2 “Mariano Acosta”. Ahorrando los centavos para el tranvía (va a pie de ida y vuelta a la Escuela Normal) compra sus primeros libros, usados.

1919 El 4 de enero fallece su tío Francisco Mujica y su esposa, Martina Beloqui de Mujica, debe dejar Maipú. Va a vivir junto a su hermana Lorenza y familia a Monte Egmont 280; queda sin trabajo ni patrimonio alguno. Las leyes no amparaban a las mujeres casadas sin hijos, lo que hubiere le quedaba a la familia sanguínea del hombre. Alberto Marechal enferma de gripe, (una peste asolaba Buenos Aires) y pese a no estar curado, debe concurrir a su trabajo para no perder su jornal. El 7 de julio, víctima de una
recaída (bronconeumonía) fallece. La familia vive con suma sencillez. El hogar es modesto. La ausencia de su tío y su papá generan una situación difícil para los Marechal. La decisión familiar, tomada entre todos, es que Leopoldo siga estudiando. Su hermano menor Alberto, con catorce años de edad, reemplaza al padre en la fábrica propiedad de Francisco L. Bavastro donde trabajaba. A mediados de agosto Leopoldo es contratado como bibliotecario rentado en la Biblioteca Popular Alberdi, en la que el citado Bavastro presidía la comisión directiva. Se recibe de maestro en el mes de noviembre. Es eximido del servicio militar por no tener suficiente capacidad torácica y decide hacerse socio del Club Náutico Buchardo, donde rema hasta mejorar su perímetro torácico.

1921 Comienza a trabajar como maestro en la escuela de la calle Trelles 948, el 29 de abril, en el turno mañana de 8 a 11,30 hs. y mantiene el puesto de bibliotecario.

1922 Publica su primer libro de poemas Los aguiluchos, al que en su madurez considera producto de su prehistoria literaria. Lo edita Manuel Gleizer. Traba amistad con Horacio Schiavo, José Bonomi, José Fioravanti y otros.

1923 Se conecta a la revista Proa y participa activamente en el movimiento vanguardista argentino, formando parte del grupo martinfierrista. El 29 de agosto renuncia a su cargo de bibliotecario.

1925 Publica en la revista Martín Fierro poemas, crónicas, reseñas, críticas y ensayos. Anhela viajar a Europa, su madre y hermanos le ayudan a ahorrar para cumplir su cometido.

1926 Manuel Gleizer edita Días como flechas y, hacia fines de año, concreta su primer viaje a Europa. Desembarca en Vigo donde, curiosamente, había nacido María Zoraida, la mujer que sería su esposa, en 1934. Al llegar a Madrid visita a Ramón Gómez de la Serna; traba relación personal con los compañeros de la Gaceta Literaria, con quienes se cartea. Cumple con el pedido de sus amigos martinfierristas al visitar a Ortega y Gasset. Se traslada a París, donde busca a Francisco Luis Bernárdez y comienza una vida de fiestas cotidianas, hasta que, cerca de quedarse sin reservas económicas, decide mudarse junto con Bernárdez a Montparnasse. José Fioravanti lo exhorta a valorar su tiempo. Traba relación con Picasso, Unamuno, los escultores españoles Mateo y Gargallo; conoce a los argentinos del grupo de París: Horacio Butler, Héctor Basaldúa, Antonio Berni, Raquel Forner, entre otros.

1927 Se reincorpora a la escuela el 2 de julio, como maestro de grado de 6º A. Protesta públicamente y en forma enérgica por la condena a muerte de Sacco y Vanzetti, declarando que era una “injusticia inconcebible”. Forma parte del Comité Yrigoyenista de
Intelectuales Jóvenes, siendo designado su vicepresidente.

1928 Acepta la invitación que le hace Alberto Gerchunoff para integrar la redacción del nuevo diario El Mundo. Algunos de sus compañeros de esa primera redacción son Antonio Ardissono (compañero del Mariano Acosta y su cuñado desde 1922), Roberto Ledesma, Amado Villar y otros. Posteriormente se incorporan Roberto Arlt, Conrado Nalé Roxlo y Horacio Rega Molina.

1929 Junto a su gran amigo, el poeta Francisco Luis Bernárdez, funda la revista Libra, de la que sale un sólo número. Publica Odas para el hombre y la mujer. Finaliza normalmente el período escolar y viaja a Europa, después de ser despedido con una gran fiesta en un “colmado”. Desembarca en Boulogne y se traslada a París. Instalado en Montparnasse se encuentra con los artistas plásticos Aquiles Badi, Alfredo Bigatti, Horacio Butler, Juan del Prete, José Fioravanti, Raquel Forner y familia, Alberto Morera, Ricardo Musso, Victor Pissarro.

1930 Comienza a escribir su novela Adán Buenosayres. Su familia y amigos le anuncian la obtención del Primer Premio Municipal de Poesía, que festeja alegremente en París. Al llegar el verano europeo viaja a Sanary sur Mer, compartiendo alegrías con los artistas plásticos argentinos mencionados anteriormente. Viaja a Italia y, durante un mes, en Florencia, busca las huellas de Dante Alighieri.

1931 Regresa a Buenos Aires. Retoma la docencia y conoce a María Zoraida Barreiro, joven profesora en Letras, que lo entrevista por una tarea literaria que debe realizar y lo acepta como novio. Juntos concurren a misa todos los domingos. Se incorpora al grupo de intelectuales que forma parte de los Cursos de Cultura Católica. Participa activamente del grupo Convivio.

1934 El 8 de enero, en Nuestra Señora de los Buenos Aires, se casa con María Zoraida Barreiro. Celebran familiarmente el casamiento y el cumpleaños de su esposa. Ambos conforman una pareja alegre, viven en México 3306. Realizan frecuentes reuniones a las que concurren los familiares de ambos, pintores, poetas y demás intelectuales amigos del matrimonio Marechal. Años más tarde nacen sus hijas María de los Ángeles y María Magdalena (Malena).

1935 En la escuela de la calle Trelles 948, junto con los maestros Pesman, Godoy y Livré, juega a la pelota vasca. Termina el juego por un accidente de Leopoldo, al girar bruscamente, produciéndole un agudo dolor de espalda. A partir de esa circunstancia el
director prohíbe ese deporte dentro del ámbito escolar. 1936 Sur edita Laberinto de amor que dedica a María Zoraida, su esposa
.
1937 Convivio edita Cinco poemas autrales. Con éste y Laberinto de amor gana el Tercer Premio Nacional de Poesía. Se publica Historia de la calle Corrientes.

1938 El matrimonio se muda a un departamento en Rivadavia al 2300. Renuncia a la vicepresidencia de la Sociedad Argentina de Escritores. El 16 de septiembre se estrena en la sala de Amigos del Arte una representación escénica del Teatro La Cortina bajo la
dirección de Alberto Morera. Es una versión de Antígona de Sófocles, sintetizada escénicamente por Cocteau y traducida por Marechal.

1939 Se editan Descenso y ascenso del alma por la belleza y El niño Dios.

1940 Publica El centauro y Sonetos a Sophia, con los que gana el Primer Premio Nacional de Poesía.

1941 Con el importe del premio nacional compra una casaquinta en Adrogué, provincia de Buenos Aires, trasladándose con su familia para habitarla en forma permanente.

1943 Regresan a Buenos Aires y, nuevamente, alquilan un departamento en el mismo edificio de la calle Rivadavia al 2300 que decoran con cuadros y esculturas obsequiados al matrimonio por artistas amigos: Víctor Pissarro, Alfredo Guido, Alberto Morera, Aquiles Badi, destacando el busto de Marechal, escultura en bronce, realizada por José Fioravanti. Buscando ampliar sus horizontes laborales acepta el cargo que le ofrece Gustavo Martínez Zuviría. Viaja a Santa Fe para dedicarse al Consejo General de Educación, que preside. Se edita Vida de Santa Rosa de Lima. El 24 de septiembre, en la Biblioteca del Consejo Nacional de Mujeres, da una conferencia titulada “Recuerdo y meditación de Berceo”.

1944 Publica La rosa en la balanza. Ignacio Braulio Anzoátegui lo invita a colaborar, a su lado, en la recién creada Secretaría Nacional de Cultura, siendo designado Director General de Cultura Estética (Nombramiento del 8.8.1944).

1945 El Ministerio de Justicia e Instrucción Pública se reorganiza y el 6 de noviembre es nombrado Director General de Cultura. Editorial Emecé edita El viaje de la primavera.

1946 El 27 de julio iba a ser testigo en el casamiento de Lía Alzáibar y Horacio Ángel Fahey, uno de los hijos de José Fahey –“José del sur”– al que dedica su poema “Envío”. No concurre porque su esposa había sido operada poco antes. Pese a la enfermedad María
Zoraida trabaja en la docencia hasta pocos meses antes de su fallecimiento. El matrimonio decide pedir una dispensa especial para que su hija mayor pueda tomar la primera comunión el día posterior a cumplir siete años. Ambos sabían que Zoraida tenía una
enfermedad terminal. La familia Marechal concurre a la ceremonia religiosa que se efectúa en el Colegio Adoratrices. María Zoraida le organiza a la niña una fiesta infantil y familiar, era el 3 de octubre.

1947 El 8 de junio, en plena juventud, fallece su esposa dejando dos hijas pequeñas. Su madre y hermanos se ofrecen a cuidarlas, dada su corta edad, hasta que él organice su vida. Leopoldo invita a su hermano menor Alberto a compartir su departamento, situación que permite que las nenas tengan un dormitorio en la casa de su madre Lorenza. Sufre una fuerte conmoción. Va todos los domingos a almorzar con la familia y saca a pasear a sus hijitas. Sin interés para salidas u otros paseos, se aplica aún más en su trabajo; revisa su postergada novela y decide darla a conocer.

1948 Cuando la Dirección General de Cultura se transforma en Secretaría, lo desjerarquizan y queda a cargo de la Dirección de Enseñanza Artística. Junto a Antonio Barceló crea la Escuela Nacional de Danzas Folklóricas Argentinas. El 30 de agosto, en honor a Santa Rosa de Lima, ve la luz su novela fundacional Adán Buenosayres, en la que había cifrado grandes esperanzas. Viaja a Europa cumpliendo tareas oficiales junto a Jorge Arizaga, Secretario de Educación. Es invitado a dictar conferencias en Madrid y Roma. El 4 de diciembre, en el aula magna de la Facultad de Filosofía y Letras, pronuncia una conferencia “Sobre una sentencia de San Isidoro de Sevilla”. El 8 de diciembre, un gran accidente automovilístico en las cercanías de Torquemada lo obliga a permanecer internado alrededor de quince días en el hospital de Palencia. Es solícitamente atendido por el Dr. Crespo, que debe darle varias puntadas en la cabeza. Poco antes de su viaje a Europa le habían presentado, en el ámbito del Ministerio de Educación, a Juana Elvia Rosbaco de Paoloni, profesora en Letras, interesada en vincularse con el mundo intelectual. Comienza a aconsejarla y paulatinamente inicia una relación afectiva. La bautiza como Elbia, considerando que la “v” endurecía la pronunciación.
Posteriormente en algunos de sus poemas recrea este nombre.

1949 Antes de dejar España recibe la condecoración de Alfonso X el Sabio. Al regresar a Buenos Aires, hacia fines de enero, se asombra y decepciona por el gran silencio creado en torno de su amada novela, que había elaborado desde 1930. Una voz se alza: es la del juvenil Julio Cortázar, en un artículo de la revista Realidad, a pedido de Francisco Ayala.

1950 Es propuesto para integrar la Academia Argentina de Letras, como miembro de número. Según diarios de la época, pese a haber tenido quórum, tres votantes se abstienen, no pudiendo ser incorporado. Decide cohabitar con Elvia Rosbaco en el mismo
departamento de la calle Rivadavia que fuera su hogar familiar. Su madre y hermanos le sugieren que lleve a sus hijas nuevamente consigo, ya que tiene una compañera y las niñas lo extrañan profundamente. Pese a ello, Juana Elvia Rosbaco, con su consentimiento, hace los trámites para enviar a las pequeñas al interior de la provincia de Buenos Aires, pupilas, en un colegio religioso, e instruye a la Madre Superiora para que no permita que las niñas reciban regalos ni correspondencia de sus tíos, primos ni abuela paterna. Esta situación provoca un distanciamiento con su madre y hermanos. El 17 de octubre, en la Facultad de Derecho, se estrena una adaptación suya de Electra, de Sófocles. Con antelación, en la década del 30, presentó en Amigos del Arte una versión de Antígona. El 30 de diciembre se estrena en el Cerro de la Gloria el Canto de San Martín que musicaliza el brillante compositor Julio Perceval.

1951 José María Fernandez Unsain le solicita Antígona Vélez para estrenarla en el Teatro Cervantes que dirige. El papel protagónico le es otorgado a la actriz Fanny Navarro. El único original mecanografiado desaparece en una disputa doméstica entre la actriz y Juan Duarte. Eva Perón, enterada de lo ocurrido, le pide telefónicamente a Marechal que haga el esfuerzo de volver a tipear a máquina los manuscritos (no existían fotocopiadoras). Seducido por su simpatía, cumple con su requerimiento. La obra se estrena el 25 de mayo y, pese a las precarias condiciones de ensayos y tiempo, es un éxito.

1952 El Teatro Universitario de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, que dirige Antonio Cunill Cabanellas, estrena el 8 de septiembre la pieza teatral Las tres caras de Venus. Susana Mara, Duilio Marzio y Pepe Soriano, alumnos de esa Facultad, se destacan en sus papeles de Isabel, Lucio y Silvano respectivamente.

1953 Su única sobrina, Elsa Ardissono, va a visitarlo y a pedirle que vuelva a visitar a su madre, Lorenza Beloqui, a la que se le ha diagnosticado una enfermedad terminal. El 24 de marzo fallece, siendo María de los Ángeles testigo de las últimas palabras de su abuela, que dedicó a su hijo Leopoldo, en ese momento fuera de Buenos Aires.

1954/5 Hacia fin de año intensifica su vida de aislamiento. Con el efectivo del Primer Premio Nacional de Teatro que obtiene por su obra Antígona Vélez, adquiere el departamento de la calle Rivadavia y, a instancias de su pareja, lo pone a nombre de ella.
Inicia sus trámites jubilatorios, tras la caída del gobierno del Gral. Perón. Su familia y amigos de siempre, José Fioravanti, Ignacio Anzoátegui, Ilka Krupkin, Horacio Schiavo, Osvaldo Dondo y otros lo llaman para verlo o visitarlo y les niega el acceso a su casa, de la que casi no sale.

1959 En cuadernillos independientes, pagados por nuevos amigos, publica La poética. Se autodefine “el poeta depuesto”.

1960 Se edita el canto La Patria.

1962 Aparece La alegropeya, otro de los cantos del Heptamerón junto a La poética y a La Patria. En París, bajo la Dirección General de Juan Oscar Ponferrada, se estrena Antígona Vélez.Susana Mara, hermosa mujer y talentosa actriz, se destaca en el rol de Antígona. Comienza a recibir a jóvenes interesados en su obra poética y en Adán Buenosayres, que se estudia en la Universidad.

1965 Es editada su segunda novela El banquete de Severo Arcángelo por la que recibe el Premio Forti Glori.

1966 Se conocen: Heptamerón, Antígona Vélez, Las tres caras de Venus, Cuaderno de navegación, Autopsia de Creso, El poema de robot y una nueva antología de sus poemas que edita Eudeba, bajo el título Poemas de Marechal.

1967 Viaja a Cuba, invitado por la Casa de las Américas, para formar parte del jurado del certamen anual de literatura. Junto a Julio Cortázar, José Lezama Lima, Juan Marsé y Mario Monteforte Toledo eligen en forma unánime la novela Los hombres de a caballo de David Viñas. En noviembre se estrena, en el Teatro Presidente Alvear, La batalla de José Luna bajo la inteligente dirección de Jorge Petraglia, quien, entre otras obras que le facilitara Marechal, elige la mencionada.

1969 Viaja a Necochea y a Santiago de Chile al encuentro de escritores.

1970 En enero viaja a Punta del Este. El 17 de abril de 1970 en la escuela Nº 38 de Merlo, provincia de Buenos Aires, pronuncia una conferencia sobre “La nueva literatura argentina”, junto a Horacio Armani y Miguel Ángel Bustos. Ediciones Culturales Olivetti,
empresa patrocinante, la edita. El 26 de junio, víctima de un síncope, muere en el mismo departamento de Rivadavia al
2300 en donde años antes falleciera su esposa María Zoraida. Estaba en imprenta su tercera novela Megafón, o la guerra que ve la luz un mes después. Deja una decena de obras de teatro inéditas: El arquitecto del honor, El superhombre, Alijerandro, Mayo el seducido, Muerte y epitafio de Belona, Don Alas o la virtud, Un destino para Salomé, La parca, Estudio en Cíclope, El Mesías, Polifemo y se sabe que estaba trabajando en una cuarta novela El empresario del caos. Hay estudios en el extranjero que señalan que una de estas piezas teatrales inéditas estaría publicada, con posterioridad al fallecimiento de Leopoldo Marechal, bajo otro nombre.

En 1975, gracias al director y profesor de teatro Enrique Ryma, se recupera el texto de la obra de teatro Don Juan que Marechal había finalizado en 1948. Su estreno estaba anunciado para la temporada teatral de 1976. La dictadura militar prohíbe su puesta en
escena. Sus hijas María de los Ángeles y Malena, únicas custodias de su obra –ya que al morir Marechal era viudo– recuperan tras arduos reclamos, el 30 de setiembre de 2008, parte de sus manuscritos éditos e inéditos, algunas cartas y fotos. Material que  estaba en su domicilio de la calle Rivadavia.

La Fundación Leopoldo Marechal, creada y dirigida por sus hijas el 11 de junio de 1991, trabaja en el análisis de dicho material para su publicación y preservación. Dicho material es parte relevante del patrimonio de la cultura argentina.

María de los Ángeles Marechal